Blog Notaría Castro Cotorruelo

Todo lo que necesitas saber sobre el mundo notarial


Deja un comentario

Bodas, Divorcios y más ante Notario

images (17)

Aunque quede poca legislatura, parece que la Ley de Jurisdicción Voluntaria va a llegar a ser promulgada antes de que termine, y por tanto, va a ser posible contraer matrimonio y separarse o divorciarse ante notario. Esta última posibilidad ha tenido bastante repercusión mediática e incluso social, desde su primer anuncio, hace ya bastantes meses. No son pocos los clientes, amigos y amigas que, medio en broma medio sorprendidos, me han llamado solicitándome información, opinión y los más socarrones hasta una cita para su separación o divorcio.

Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Los problemas del dinero

images (14)

Dicen que el dinero no da la felicidad y aunque habría mucho de discutir sobre eso, parece que tenerlo en gran cantidad tampoco es fácil. Pero no vamos a tratar en este post los problemas de tener dinero, ni los de no tenerlo (que seguro son más y más serios) sino los que puede producir en el ámbito jurídico el tratamiento y disposición de un bien como el dinero.

    En la facultad de derecho se enseña que el dinero es el paradigma de la categoría de bienes llamada fungible. Pero, ¿qué son las cosas fungibles? Son aquellas que pueden ser sustituidas unas por otras y que vienen determinadas en el tráfico según su medida, peso o número. Pensemos en un euro, da igual una moneda que otra y cuando se dispone de él, se expresa su número, al comprar un bien, al prestar dinero…  Lo opuesto a las cosas fungibles son, evidentemente, las no fungibles, y el paradigma de las mismas sería cualquier obra de arte.

  Sigue leyendo


Deja un comentario

Sociedades de Gananciales (V)

familia-ganaciales

Concluimos nuestro estudio de la sociedad de gananciales analizando la liquidación de la misma, entendiendo por tal, el conjunto de operaciones encaminadas a fijar el haber partible entre los cónyuges. En ella cabe distinguir tres fases:

 

1.- Formación de inventario:

    Dispone el art. 1396 CC que disuelta la sociedad se procederá a su liquidación, que comenzará por un inventario del activo y pasivo de la sociedad.

En cuanto al activo, dispone el art. 1397 CC que comprende:

– los bienes gananciales que existieren al tiempo de la disolución;

– el importe actualizado del valor que tenían los bienes al ser enajenados por negocio ilegal o fraudulento (esto es, por un cónyuge sin consentimiento del otro, ni autorización judicial supletoria, o en lucro exclusivo del enajenante, o en daño o fraude, ex arts. 1390 y 1391 CC), si no hubieran sido recuperados;

– el importe actualizado de las cantidades pagadas por la sociedad que fueren de cargo sólo de un cónyuge y, en general, las que constituyan créditos de la sociedad contra éste.

  Sigue leyendo


Deja un comentario

Sociedades de Gananciales (IV)

 

anillos

 

Vistos los temas de la titularidad –privativa o ganancial- de los bienes, las reglas de administración y disposición de los mismos, cargas y responsabilidades por deudas de la sociedad de gananciales, trataremos hoy de su disolución y de la comunidad subsiguiente a dicha disolución y hasta la liquidación de la sociedad de gananciales, para tratar en un último post relativo a ésta de la liquidación de la misma.

 

    A) DISOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD DE GANANCIALES:

    Ex art. 1392 CC, La sociedad de gananciales concluye de pleno derecho:

1.- Cuando se disuelve el matrimonio, es decir, caso de muerte o declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges, o divorcio.

 2.- Cuando el matrimonio es declarado nulo. Ahora bien, dado que la declaración de nulidad no invalida los efectos ya producidos respecto de los hijos y del contrayente o contrayentes de buena fe (Art. 79 CC), cabe distinguir según que: los dos cónyuges sean de mala fe, en cuyo caso no habrá existido matrimonio ni sociedad de gananciales; que los dos sean de buena fe, en cuyo caso habrá existido sociedad de gananciales, que habrá que liquidar; y que sólo uno haya sido declarado de mala fe, en cuyo caso, ex art. 1395 CC, el otro cónyuge podrá optar por la liquidación de la sociedad de gananciales conforme a las normas de liquidación de ésta o las relativas al régimen de participación y el cónyuge de mala fe no tendrá derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Sociedades de Gananciales (III)

images

Analizadas en posts anteriores, la titularidad –privativa o ganancial- de los bienes y las reglas de administración y disposición de los mismos, continuamos hoy analizando las cargas de la Sociedad de Gananciales y la responsabilidad por deudas.

    A) Cargas de la Sociedad de Gananciales:

Ex art. 1362 CC, son de cargo de la Sociedad de gananciales los gastos que se originen por las siguientes causas:

– El sostenimiento de la familia, la alimentación y educación de los hijos comunes y las atenciones de previsión acomodadas a los usos y circunstancias de la familia.

    La alimentación y educación de los hijos de uno sólo de los cónyuges correrá a cargo de la sociedad de gananciales cuando convivan en el hogar familiar. En caso contrario, los sufragará la sociedad de gananciales, pero tendrá derecho a reintegro al tiempo de su liquidación.

– La adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes.

– La administración ordinaria de los bienes privativos, entendiendo por tal los gastos de conservación, los necesarios y los encaminados a la producción de los frutos.

– La explotación regular de los negocios o el desempeño de la profesión, arte u oficio de cada cónyuge.

     Y, ex art. 1363 CC, serán asimismo de cargo de la sociedad de gananciales las cantidades donadas o prometidas por ambos cónyuges de común acuerdo, cuando no se hubiese pactado que hayan de satisfacerse con los bienes privativos de uno de ellos en todo o en parte.

    El cónyuge que hubiere aportado bienes privativos para los gastos y pagos que sean de cargo de la sociedad de gananciales tendrá derecho a ser reintegrado del valor a costa del patrimonio común. (Art. 1364 CC)

Sigue leyendo